Skip to content

Libros y artículos de Félix Duque

Libros disponibles

  • Arte público y espacio político. (Descargar)
  • Contra el Humanismo. (Descargar)
  • De la libertad de la pasión a la pasión de la libertad (Ensayos sobre Hume y Kant). (Descargar)
  • El cofre de la nada. Deriva del Nihilismo en la Modernidad. (Descargar)
  • El mundo por de dentro. Ontotecnología de la vida cotidiana. (Descargar)
  • El sitio de la Historia. (Descargar)
  • En torno al Humanismo, Heidegger, Gadamer, Sloterdijk. (Descargar)
  • Habitar la tierra, Medioambiente, Humanismo, Ciudad. (Descargar)
  • Hegel, la especulación de la indigencia. (Descargar)
  • La Estrella Errante, Estudios sobre la apoteosis romantica de la Historia. (Descargar)
  • La filosofía del imperio. (Descargar)
  • La fuerza de la razón (sobre Critica de la Razon Pura). (Descargar)
  • La Restauración, la escuela hegeliana y sus adversarios. (Descargar)
  • Los buenos europeos. Hacia una filosofía de la Europa contemporánea. (Descargar)
  • Los destinos de la tradición. Filosofía de la historia de la filosofía. (Descargar)
  • Posmodernidad y Apocalipsis, Entre la promiscuidad y la transgresión. (Descargar)
  • Residuos de lo sagrado, tiempo y escatología. (Descargar)
  • Terror tras la Postmodernidad. (Descargar)
  • Hegel, la odisea del espíritu. (Descargar)

Artículos

  • Con Hegel y Heidegger, amenaza de finitud. (Descargar)
  • ¿Cuál será el futuro del cuerpo humano? (Descargar)
  • Cuando la corteza se transparenta. Hegel y la Naturphilosophie de Jena. (Descargar)
  • Dar razón de la libertad en Kant y en Hegel. (Descargar)
  • Dios y el Éter en la filosofía última de Kant. (Descargar)
  • El arte público es aquel revulsivo destinado a convertir gente
    en individuos libres y autoconscientes. Entrevista. (Descargar)
  • El Dios del otro inicio. (Descargar)
  • ¿Es el arte del sitio y el sitio del arte? (Descargar)
  • ¿Es ideal la realidad virtual? Hegel y los espectros. (Descargar)
  • Hegel, pensador de una era convulsa entre la revolución y la restauración. (Descargar)
  • La esquizofrenia del ciudadano europeo. (Descargar)
  • La mano y la mirada. (Descargar)
Anuncios

Michel Foucault. Bibliografía para descargar

Del mismo modo en que en entradas anteriores compartimos textos de Pierre Bourdieu, los siguientes textos, todos o casi todos completos, de Michel Foucault, están disponibles en muchísimas páginas. Aquí he recopilado esos enlaces, para facilitar su acceso. Cualquier demanda de copyright, diríjanla a quienes los publicaron en primer lugar. Yo los comparto para su conocimiento y estudio, pero ello no quita la obligación moral de comprarlos en soporte físico.

(Esperar 5 segundos y click en “Saltar publicidad)

  1. El cuerpo utòpico.
  2. 7 Sentencias sobre el séptimo ángel.
  3. Conferencias de Berkeley.
  4. De lenguaje y literatura.
  5. Defender la sociedad.
  6. Discurso y verdad en la antigua Grecia.
  7. El coraje de la verdad.
  8. El gobierno de sí y de los otros.
  9. El lenguaje del espacio.
  10. El nacimiento de la clínica.
  11. El ojo del poder.
  12. El orden del discurso.
  13. El pensamiento del afuera.
  14. El poder psiquiátrico.
  15. El poder, una bestia magnìfica. Sobre el poder, la prisión y la vida.
  16. El sexo como moral.
  17. El sujeto y el poder.
  18. El Yo minimalista y otras conversaciones.
  19. Enfermedad mental y personalidad.
  20. Entre filosofía y literatura.
  21. Estética, ética y hermenéutica.
  22. Esto no es una pipa.
  23. Estrategias de poder.
  24. Genealogía del racismo.
  25. Hermenéutica del sujeto.
  26. Heterotopías.
  27. Historia de la locura en la época clásica (los 3 volúmenes completos)
  28. Historia de la sexualidad I. La voluntad de saber.
  29. Historia de la sexualidad II. El uso de los placeres.
  30. Historia de la sexualidad III. La inquietud de sí mismo.
  31. Historia del anarquismo.
  32. La arqueología del saber.
  33. La fuerza del loco.
  34. La función política del intelectual. Respuesta a una cuestión.
  35. La inquietud por la verdad. Escritos sobre la sexualidad y el sujeto.
  36. La naturaleza humana. Justicia Vs. Poder. (Debate Foucault – Chomsky)
  37. La tortura es la razón.
  38. La verdad y las formas jurídicas.
  39. La vida de los hombres infames.
  40. Las palabras y las cosas.
  41. Los anormales.
  42. Los intelectuales y el poder.
  43. Microfísica del poder.
  44. Nacimiento de la Biopolítica.
  45. Nietzsche, Freud, Marx.
  46. Nietzsche, la genealogía, la historia.
  47. Obrar mal, decir la verdad.
  48. ¿Qué es la ilustración?
  49. ¿Qué es un autor?
  50. Raymond Roussel.
  51. Reflexiones sobre el saber, el poder, la verdad y prácticas de Sí.
  52. Seguridad, territorio y población.
  53. Sexo, poder y gobierno de la identidad.
  54. Tecnologías del Yo.
  55. Theatrum Philosophicum.
  56. Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones.
  57. Un peligro que seduce.
  58. Una lectura de Kant.
  59. Vigilar y castigar. El nacimiento de la prisión.
  60. Yo, Pierre Riviere.
  61. Conferencia.
  62. Ensayos sobre Biopolítica. Excesos de vida.

Textos en francés

  1. Dits et écrits
  2. Subjetivité et vérité

Pierre Bourdieu, bibliografía para descargar

Los siguientes textos, todos o casi todos completos, del genio de Bourdieu, están disponibles en muchísimas páginas. Aquí he recopilado esos enlaces, para facilitar su acceso. Cualquier demanda de copyright, diríjanla a quienes los publicaron en primer lugar. Yo los comparto para su conocimiento y estudio, pero ello no quita la obligación moral de comprarlos en soporte físico.

 

Suburbios oscuros de la mente: Henriette Cornier

La historia de los delitos y la justicia es también, como demostró Foucault, uno de los aspectos más interesantes de la historia de la locura.

Hasta 1825, el proceder de la justicia parece sencillo: frente a un sospechoso, busca establecer las causas de su delito, y de no haberlas, busca que la psiquiatría establezca que cometió su delito en situación de locura.

Hasta 1825. Porque ese año una persona perfectamente lúcida comete sin ninguna razón un delito terrible. Esa persona fue Henriette Cornier.

Nacida en una familia honesta de Charité-sur-Loire, de veintisiete años, Henriette Cornier, nunca había sido denunciada por cualquiera de los actos que las leyes castigan. Había sido abandonada por su marido dos años atrás, y ella hizo lo mismo con sus dos hijos.

Esos dos años siguientes a la separación, su estado de ánimo había perdido su alegría, la tentación del suicidio la había seducido en varias ocasiones. Comenzó a trabajar como empleada doméstica de varias familias de Paris.

El 4 de noviembre de 1825, en ausencia de su amo, se fue a la tienda de un frutero llamado Belon, cuya esposa tenía en sus brazos a una niña de diecinueve meses. Henriette acarició a la niña y le preguntó a la madre si podía cuidarla durante un rato. La madre de la niña se resistió por un momento, ya que sabía de la tristeza y deseos de suicidio que Henriette había manifestado varias veces, inclusive ese mismo día. Henriette insistió con el pedido diciendo que cuidar a la niña la mantendría entretenida y la divertiría. La vecina dudó mucho, pero terminó por aceptar. Henriette Cornier llevó a la niña a su casa, a su habitación, a su cama, y ahí, con un gran cuchillo de cocina que había preparado por anticipado, cortó el cuello del bebé hasta separar completamente la cabeza del tronco. Colocó el cadáver en el suelo y permaneció un cuarto de hora contemplándolo, de un lado el cadáver y del otro la cabeza decapitada. Cuando la madre, preocupada, vino a reclamarle su hija, ella le declaró fríamente “su hija está muerta; márchese, servirá de testigo”. La madre intentó desesperada entrar al cuarto y, en ese momento, envolviendo la cabeza de la niña en un delantal, Henriette la arrojó por la ventana.

Dado que en ningún momento intentó huir, ni modificar la escena del crimen, fue detenida en el acto, se le preguntó: “¿por qué?” y siempre contestó: “Fue una idea”. No declaró nada más. Tuvo esa idea, y la ejecutó. Sin motivos, sin remordimientos, y sin locura.

El 24 de junio 1876, Henriette Cornier fue examinada por el Tribunal, no negó por un momento su crimen: un , brevemente articulado, fue su respuesta a todos los hechos conocidos.

Para la justicia, este fue un caso totalmente único e inesperado, para el cual no estaba preparada.

Procedió, al principio, intentando encontrar alguna causa para el delito. Por ejemplo, intentaron probar la posibilidad de que Henriette haya sido la amante del padre de la niña, buscando alguna prueba que lleve a pensar en un asesinato por venganza. No encontró nada de esto. No había, en síntesis, un móvil jurídico.

El problema estaba en que tampoco se podía hablar de locura en Henriette.

Estaba sobradamente claro que Henriette fue la asesina, y también, que no había motivos. Pero ¿Qué hacer cuando se presenta ante los tribunales una mujer que mata a una niña que apenas conocía, hija de gentes a las que no podía odiar o amar, que la decapita sin ser capaz de formular la más mínima razón para ello, que no intenta ocultar su crimen y que, no obstante, lo ha preparado, ha elegido el momento, se agenció un cuchillo y se ha preocupado de encontrar la ocasión para estar a solas con la víctima? Fue un acto voluntario, consciente y razonado, todo lo que es necesario para una condena en términos legales en alguien que hasta entonces no había manifestado ningún signo de locura y por tanto nada, ningún motivo, ningún interés, ninguna mala inclinación que permita determinar qué es lo que hay que castigar en la culpable. Se plantea la necesidad de condenar, pero no se ve la razón de por qué castigar. Habiéndose convertido entonces la razón del crimen en la razón de castigar ¿cómo castigar un crimen sin razón? Para castigar se necesita saber cuál es la naturaleza del culpable, su dureza de corazón, su maldad, sus intereses o sus inclinaciones. Pero si no se cuenta más que con el crimen por una parte, y con el autor por otra, la responsabilidad jurídica, seca y desnuda, autoriza formalmente el castigo, pero no puede darle un sentido. Había un delito y un culpable, pero no había absolutamente nada que permita condenarla.

Los jueces no percibieron legítimamente ningún interés razonable por ese crimen tan gratuitamente monstruoso y luego, se inclinaron hacia la psiquiatría y esto, a petición de la defensa. La peritación fue concedida inmediatamente y fue realizada por tres científicos eminentes de la época, Esquirol, Adelon y Léveillé que declararon en resumen: “tres meses después de su crimen, es decir en el momento en que la examinamos, no presenta ningún signo de locura, pero es también cierto que la examinamos sólo durante tres días”.

Se podría creer el asunto concluido y que los jueces van a juzgar descartando la locura. No hubo nada de eso; el ministerio fiscal decidió conceder a Esquirol tres meses suplementarios con el fin de que pueda presentar al tribunal un informe pericial más claro. El médico, tres meses más tarde, vuelve hacia el juez con la misma conclusión: “Nada, no hay en ella ningún signo manifiesto de demencia”.

Mientras tanto, el abogado defensor de Henriette Cornier había juzgado útil recurrir a otro psiquiatra, de apellido Marc. Éste iba a intentar reconsiderar la falta de motivo del crimen calificándola de presencia de la locura, es decir explicándolo a partir de una especie de enfermedad instintiva y esto, mientras que la acusación subrayaba por su parte la lucidez intrínseca del acto, insistía en la premeditación deducible del cuchillo oculto, de las mentiras a la vecina, de la simulación de ternura, etc. Para resumir, lo que para la acusación fue un acto de inmoralidad lúcida era para la defensa el surgimiento repentino de una pulsión monstruosa para la cual el abogado, Fournier de apellido, encontrará una serie de denominaciones sumamente interesantes: “dirección irresistible”, “deseo casi irresistible”, “inclinación atroz”, “pasión violenta”, “presencia de un agente extraordinario ajeno a las leyes de la organización humana” y para concluir “instinto”. Esta palabra surgida en el alegato de Fournier y en la consulta médica de Marc es a la verdad un calificativo nuevo que designa un objeto nuevo y en resumen irreductible al delirio de la locura. El acto sin motivo puede, en lo sucesivo, ser calificado de acto instintivo, de acto sostenido por una dinámica impulsiva y mórbida donde van a cruzarse y en cierto modo hacer coordinar la monstruosidad criminal y la locura patológica. Antes de ese cruce jurídico-médico, lo castigable era lo que se encontraba fuera de la demencia, es decir en la razón, pero lo judicial va a pedir a la psiquiatría que establezca razones fuera de la razón.

Marc fue clave, porque ideó una estrategia sumamente interesante para defender a Henriette. Los testigos señalaron que, antes del crimen, ella había manifestado tristeza, agitación, era habitualmente asustadiza y no confiaba sus penas sino de manera desganada. Esto es lo que posibilitó el diagnóstico –inventado por Marc- de monomanía homicida, algo así como la “incubación de la locura”. En otras palabras, Marc planteaba que Cornier no estaba loca, pero estaba “en camino” a serlo. La justicia se dio por satisfecha.

Defendida por un abogado experto, Henriette Cornier fue declarada culpable de asesinato no premeditado, bajo un impulso de la recientemente inventada “monomanía homicida”, y condenada a trabajos forzados de por vida. Ella oyó su sentencia sin mostrar ninguna emoción.

Dios 2.0

Aunque ha pasado el tiempo, sus viejas cualidades siguen intactas.

¿Puede acaso alguien dudar de su omnisapiencia? No hay asunto, duda, inquietud humano al que Él no pueda responder. Y Él responde, siempre responde. Ya no habla en parábolas, como antes, y su lenguaje es mucho más claro. Por supuesto, habla en múltiples lenguajes y niveles, para que cada uno de los fieles encuentre en su Verbo la más apropiada, la más clara. Él es democrático, y hace menos distinciones que antes, es más abierto. Y muchísimo más efectivo que antes.

¿Qué decir de su omnipotencia? Allí está él, siempre, atendiendo cuestiones amorosas, familiares, amistades, dolores emocionales o físicos, padecimientos, milagros, soluciones rápidas para problemas de vida o muerte, y también para cuestiones igual de complicadas pero menos dramáticas. Es verdad que casi no hace promesas, esa es una costumbre que ha superado. Pero es que ya no necesita prometer. Cumple, y esa es su mejor garantía. Y si no cumple, al menos, da la sensación de hacerlo, y los fieles quedan siempre satisfechos y, por supuesto, vuelven a Él cada vez que lo necesiten. Pero también cuando no lo necesitan, y  en esto hay que detenerse porque es una novedad. Esa actitud egoísta de antaño, de recurrir a Él cuando lo necesitan y olvidarlo después, fue superada y todos se regocijan en Su sola presencia. Con Él, ya nadie está solo nunca.

Pero de todas las cualidades, creo modestamente que la más fortalecida es su omnipresencia. Más que nunca, Él está en todos lados. Siempre. En esto no necesito explayarme. Todos los lectores están, en este mismo momento, disfrutando de su presencia.

Dios ha muerto, es verdad, pero resucitó. Hoy, como dice el viejo filósofo ignoto Alien Duce, Dios es digital y habla en lenguaje informático, el lenguaje del nuevo Babel.

Recursos Poéticos Pedro de Eguiluz

Recursos Poéticos cover art
A través del facebook del blog, nos llegó la invitación a escuchar y conocer el nuevo album de Pedro de Eguiluz, llamado “Recursos Poéticos”. (contacto del músico: https://www.facebook.com/pedro.deeguiluz.7)
Recursos Poéticos new album from Pedro de Eguiluz. Proyect Senkawa, Evolution in Nahuatl, Living Knowledge.
Enjoy.

http://senkawa.bandcamp.com/album/recursos-po-ticos

Recursos Poéticos, by Pedro de Eguiluz

senkawa.bandcamp.com

11 track album

 

Unusual Affair, by Joe Barnara & Phil Copin

Comparto aquí un link, una invitación a oir música, publicada por Joe Barnara en el facebook del blog.

Unusual Affair cover art

“Como redactor de este excelente blog sobre música, quisiera que conocieras mi último trabajo:

Este proyecto surgió del intento de componer una serie de temas pop rock, orientados a amplias audiencias, pero desde el acordeón como instrumento principal.Para ello utilicé un acordeón digital Roland con el cual podía dotar al acordeón de un verdadero bajo, como comprobaréis en las grabaciones, acompañamiento propio y la posibilidad de desarrollar instrumentalmente el tema procesando el sonido de la mano derecha con una pedalera de guitarra Line 6.
Con esto en la cabeza tropecé, nunca por casualidad, con Phil Copin, un verdadero pozo de sabiduría en cuanto a sonido y grabación se refiere, reputado zanfonista y de los pocos intérpretes de tocan el Cistro escocés (un curioso tipo de laúd medieval) con los que a través de su propia pedalera de efectos se sumó al sonido con entusiasmo.
La percusión, un cajón peruano grabado en una pedalera de loops Roland, dio como resultado lo que podrás comprobar: un ritmo cálido y profundamente dinámico. Por último incorporó alguna batería programada en aquellos temas que acordamos que le convendría.
A todo esto le añadí mi voz y… El resultado final serás tú quien lo juzgue, pero no me podrás negar que suena muy interesante.

Puedes oírlo en:

http://barnaracopin.bandcamp.com/album/unusual-affair

Además puedes echarle un ojo a unas improvisaciones que hicimos a duo Phil Copin y yo en tiempo real y sin edición.

Es una especie de electrojammin, estilo en el que vamos a profundizar.

http://soundcloud.com/filestudio/afternoonjam

Cualquier comentario que hagas será para mí de incalculable valor.

Un afectuoso saludo,

Joe Barnara

barnaracopin.bandcamp.com

10 track album

La invitación está hecha. Yo lo escuché y me resultó muy interesante. Si quieren comunicarse con el músico, pueden hacerlo en su perfil de facebook.